top of page
  • Foto del escritorNorth Sails

3 CONSEJOS PARA NAVEGAR CON TU FAMILIA, DE FORMA SEGURA Y DIVERTIDA

A medida que crecen los chicos, también crecen sus barcos: ¡Lo que hace todo más divertido para la familia Smith!


Un fin de semana de 2020, Tracy y Ezra Smith se dieron cuenta que a su familia de cuatro ya les había quedado chico el catamarán Marshall que habían tenido durante ocho años.

"Pasábamos muchas noches en ese barco cuando los niños eran pequeños", se acuerda Tracy. "Pero Mailie Rose creció diez centímetros en un año y de repente era tan alta como yo. Era obvio que los cuatro ya no entrábamos en ese barco".

Tracy y Ezra crecieron navegando; Tracy consiguió un podio en 470, en 1996, y juntos hicieron una campaña a nivel mundial. Pero cuando comenzaron a formar una familia, sus prioridades pasaron de las regatas a los cruceros familiares con sus dos hijas, Mailie Rose (13) y Amelia (9).

El catamarán era perfecto para niños pequeños, dice Tracy. Pero solo tenían permitido alejarse 5 millas desde el puerto de Wickford. Señala una foto del barco; ella está al timón, con Amelia cargada en una mochila  y Mailie Rose tirándole de la remera.

Cuando decidieron comprar un barco más grande, Ezra admite que primero pensó en una lancha a motor. "Pensé que, con nuestro estilo de vida, sería mucho más práctico.

"Y yo dije que no íbamos a comprar una lancha", interviene Tracy. "Crecí navegando por Miami, y quiero navegar".

Al final a Ezra le pareció bien así que: "Hola, velero".



Más lejos

Una tarde mirando anuncios de veleros, su amigo Onne van der Wal pasó por su casa y les dio una sorpresa: estaba dispuesto a vender su Pearson 36. "Los dos nos sentimos muy honrados de que Onne quisiera que tuviéramos el barco", dice Ezra. 

El invierno se aprovechó para realizar todas las reformas necesarias para el crucero. Y al llegar la primavera decidieron inscribir al crucero al campeonato del Club Náutico de Wickford, un evento de una semana completa.

"Estaba muy nerviosa", admite Tracy. "Que íbamos a estar ocho días en este barco y no sabíamos si a las niñas les iba a gustar".

Pero a las chicas les encantó, dice Tracy con una sonrisa de orgullo. "En casi todos los puertos en los que entramos, enseguida encontramos amigos con los que pasar el rato". Muchos de los competidores eran sus antiguos amigos de vela, que ahora navegan con sus propios hijos. "Fue increíble, las chicas lo pasaron muy bien y nosotros también. Cada

día era más divertido, porque la vela no es un deporte que te agote; es algo que podés hacer el resto de tu vida".

Para ambos padres, lo mejor de esta experiencia fue ver cómo Mailie Rose asumía más responsabilidades. Antes de partir, había sacado el carné de timonel, así que se ocupaba de timonear el barco. También ayudó con las velas y la organización de los turnos de las guardias.

"Gran parte de nuestra tranquilidad en el barco es que tenemos una hija que contribuye de forma significativa", dice Tracy. "Un barco de 36 pies puede ser muy estresante para dos personas. Al llegar al muelle y tomar amarras necesitábamos tres personas con experiencia en el barco. Y esa tercera persona era Mailie Rose. Ella puede timonear el barco. Cazar la mayor, enrollaba cabos, guardaba defensas. Y realmente disfrutó descubriendo que tiene esas habilidades".

La vela juvenil no consiste en que tus hijos vayan a los Juegos Olímpicos, continúa Tracy. "Y es difícil para mí decirlo, porque yo era muy competitiva. El objetivo de la vela juvenil es que naveguemos cómodamente y que alcancemos una curva de aprendizaje."


3 tips de los Smith:

1. Planificar, planificar, planificar

Planificar las provisiones y el equipaje con anticipación. Tracy hizo listas de todo lo que podría necesitar mucho antes del comienzo del viaje. Esto te permite disfrutar realmente del proceso, en lugar de correr en el último minuto en busca de pilas AAA.


2. No se trata de lo lejos que llegues

No intenten hacer demasiadas millas cada día, sobre todo al principio, y ajuste los planes en función del viento y el tiempo. Ceñirse a un horario estricto agotará a los niños (y puede que también a los adultos).


3. No te compliques

El crucero familiar adecuado no es demasiado complicado. "Nosotros lo hicimos paso a paso y con tranquilidad a la hora de hacer el cruce", dice Ezra. "De ese modo, estábamos preparados".


 

Fuente North Sails / Sailing Gear



Comentarios


bottom of page