• North Sails

Timoneando en ceñida

Hay una serie de consejos que lo ayudarán a timonear en ceñida de manera más efectiva. También hay información valiosa que Ud. puede aprender de las sensaciones del timón que lo ayudarán a encontrar el trimado y el ángulo de viento aparente correcto para las diferentes condiciones.



Dependiendo de las condiciones, un buen timonel tiene en cuenta lo siguiente:

  • Catavientos del Genoa: ¿Están fluyendo horizontales, se levantan cuando estamos orzados o entran en pérdida?

  • Balance del timón: ¿El timón está equilibrado, tiene un poco de tendencia a orzar, o estás luchando para mantener el barco en rumbo?

  • Ángulo de escora: ¿El barco navega en un ángulo cómodo de escora? ¿Está sobre potenciado y con mucha escora, o tiene poca potencia y está demasiado derecho?

  • Velocidad: ¿La velocidad es constante, sube o baja?

  • Ángulo aparente del viento: ¿El barco apunta bien?

  • Sensación del barco: ¿Se siente rápido o lento? ¿Está cabeceando mucho y choca contra las olas?

Timonear con los catavientos

Para empezar, trate de timonear el barco con los catavientos del genoa fluyendo horizontalmente. Con la genoa cazada para ceñir, use los catavientos inferiores como una guía para timonear. Los catavientos deben fluir horizontalmente y hacia popa. Mantenga un rumbo orzado justo hasta el punto en que el cataviento de barlovento comienza a levantarse. El rango de ángulo que Ud. puede timonear con los catavientos fluyendo horizontalmente son unos pocos grados y a ese rango lo llamaremos “canaleta“. Prestando atención a la potencia y a la velocidad del barco, Ud. podrá tener una idea clara de hasta qué punto puede orzar manteniendo la potencia y la velocidad.

Cuando orzamos, los catavientos de barlovento se levantan, y si continuamos orzando poco después el gratil comenzará a desventarse. Trate de orzar lo más posible mientras mantiene toda la potencia. Si derivamos demasiado, los catavientos de sotavento entran en pérdida y perderá potencia y velocidad y, por supuesto, la capacidad de orzar.


Cuando tenemos exceso de potencia, el barco escora demasiado, el timón se pone más pesado y resulta más difícil timonear. Orzando hasta que los catavientos de barlovento se levanten, logramos que el ángulo de ataque en la genoa sea menor, se reduce la potencia, la escora disminuye y el timón se equilibra. A largo plazo, puede reducir la potencia filando el traveller, cazando el estay popel, la base de la mayor y las drizas, y/o moviendo el carro de Genoa hacia atrás.

Si los catavientos fluyen horizontalmente, pero el timón no se siente y el barco parece lento, intente agregarle potencia derivando un par de grados. También puede subir el traveller, filar el estay popel, la base de la mayor y las drizas, y/o mover el carro de Genoa hacia adelante.


Con olas, puede agregar potencia derivando un par de grados hasta que los catavientos de sotavento comiencen a bailar. Tenga cuidado de no derivar demasiado porque entonces los catavientos de sotavento entrarán en pérdida y el rendimiento se verá afectado. Si resulta difícil mantener el barco en la “canaleta”, es muy probable que la escota de Genoa esté cazada en exceso. File la escota unos 5 cm y una vez que los catavientos vuelven a fluir normalmente, revise los demás ajustes en la vela para lograr un buen trimado.


Escora y timón

La presión del timón y el ángulo de escora son dos guías claves para el rendimiento en ceñida. Si está luchando con el timón, con la orla de sotavento en el agua, es el momento de reducir la potencia. Aplane las velas, y orce un poco para reducir el ángulo de ataque. En vientos moderados a fuertes, puede usar el ángulo de escora como su guía principal timoneando el barco para mantener un ángulo de escora constante. En las rachas, deje que el barco orce lentamente y en los recalmones derive unos pocos grados para mantener la potencia máxima.


Ciñendo con ola

Si el barco está cabeceando mucho con las olas, derive unos pocos grados para tener más potencia para pasar las olas. Si al derivar tiene mucha escora, aumente el twist de las velas filando las escotas o moviendo el carro de genoa para atrás. El twist en las velas restará algo de potencia y también aumentará el rango de la “canaleta“ permitiéndole tener la potencia más consistente y controlada y el timón más equilibrado para pasar las olas. Con olas grandes, el barco puede perder mucha velocidad si trata de “pinchar“ mucho. Aumentar el twist le permite regular la potencia de sus velas para poder navegar un rumbo unos grados más derivado.


Trimando con piloto automático

Antes de conectar el piloto automático, es conveniente ajustar el trimado de sus velas para disminuir la carga en el timón. El piloto automático funciona mejor cuando el barco está bien equilibrado y tiene una “canaleta” más amplia para timonear. Ajuste el barco para que el timón tire ligeramente a orzar y luego file un poco ambas velas para aumentar el twist de manera que la “canaleta“ y el rango del timón sea mayor.


Virando

Cuando esté por virar o virando, preste atención al radio de giro. Piense en mantener el mayor impulso posible a medida que va virando. Un giro demasiado rápido reducirá el impulso o la estropada del barco. Un giro demasiado lento hará que el barco pierda toda su velocidad.


Listos para...

Antes de virar indique a su tripulación cómo será el giro, más rápido o más lento según sea la situación que enfrente. Prepárese para virar comprobando que la escota esté clara y lista para filar. Prepare la escota nueva con tres vueltas en el molinete y dele tensión hasta que no quede floja.


Timoneando en la virada

Comience la virada con un giro lento y suave orzando hacia el viento. Este giro inicial le ayudará a mantener la velocidad, y también le permitirá ganar barlovento con buena velocidad. A medida que las velas comienzan a flamear, gire más rápido para pasar la proa por el viento. Una vez que la proa pasa la dirección del viento, vuelva a reducir la velocidad del giro y lleve el timón nuevamente a crujía antes de que el barco caiga al nuevo rumbo de ceñida; el momento angular del barco terminará el giro. Colóquese bien a barlovento (o a sotavento con vientos muy leves) para que pueda timonear mirando el foque mientras pasa de lado y se establece en la nueva amura. Termine la virada unos pocos grados más derivado que su ángulo de ceñida anterior, y luego vaya orzando lentamente cuando el barco comienza a acelerar a toda velocidad. Para lograr una mejor performance en la virada, es importante filar la escota de mayor unos 5-7 cm para acelerar más rápido en la nueva amura. Vaya cazando la escota de mayor y foque a medida que va alcanzando la máxima velocidad de ceñida.


Virando el foque

Asegúrese de mantener la escota del foque cazada mientras quita un par de vueltas del molinete. Cuando el flameo en el grátil del foque llegue a la mitad de la vela, file 30 cm de escota para reducir la carga y luego suelte el resto de la escota quitándoles las vueltas del molinete para que corra más rápido y sin enredarse. Mantenga la escota nueva con tensión. Tan pronto como la escota del foque pasa el mástil, cace la escota a mano lo más rápido que pueda. Cuando la tensión en la escota es demasiado grande para tirar, agregue más vuelta y cace con la manija del molinete. Ubíquese sobre el molinete para moler y use las dos manos para maximizar su fuerza y velocidad de cazado. El foque debe quedar ligeramente más filado que la posición de máximo cazado para permitir que el barco acelere rápidamente después de la virada.


Virando con olas

Si el tiempo lo permite, busque un lugar relativamente plano para virar, en lugar de virar en medio de un gran conjunto de olas. Use un giro más rápido para virar con olas que con mar plano, ya que las olas ralentizarán rápidamente el impulso o estropada del barco. Con olas grandes, comience a orzar cuando esté subiendo la ola, y gire lo suficientemente rápido como para que la próxima ola lo empuje hacia el nuevo rumbo de ceñida.

Debido a que las olas grandes generalmente van acompañadas de rachas de viento, use los siguientes consejos para terminar la virada con vientos fuertes.


Vientos fuertes

Al terminar una virada con vientos fuertes, puede hacer que sea más fácil cazar la escota del Genoa al reducir la velocidad de su giro. Haga el giro lo suficientemente rápido para que el puno de escota del Genoa pase el mástil y los obenques, luego mantenga el rumbo con la vela flameando mientras la están cazando. No derive para llenar la vela hasta que esté casi prácticamente cazada para acelerar en la ceñida.

 

Fuente North Sails - Sailing Gear